¿Cómo empoderar a las mujeres a mi alrededor?

Por Aline Castillo


El empoderamiento femenino es un término que se refiere al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Muchas veces mujeres como tú y yo sabemos que queremos participar en el proceso de empoderamiento y conseguir un mundo con equidad. Sin embargo, muchas veces no encontramos la manera de llevarlo a cabo ya que siendo mujeres adolescentes se nos presentan retos como falta de recursos.

A veces tenemos ganas de participar pero no sabemos cómo comenzar. Por eso, te digo que los verdaderos cambios siempre empiezan con acciones pequeñas que benefician y se hacen con mujeres a tu alrededor.

Estos son algunos puntos que puedes seguir para lograr tu objetivo de apoyar a las mujeres de tu entorno.

1. Motiva siempre a las mujeres cercanas a ti que estén comenzando algún proyecto.

Todas conocemos mujeres que están iniciando proyectos. Estos pueden ir desde empezar su propio negocio hasta unirse a un voluntariado en otro país. En estos procesos, el apoyo de otras mujeres es significativo. Puedes ayudar con cosas tan simples como compartir una publicación, dar un consejo o visitar un negocio. En estas situaciones es muy importante recordar la sororidad y que, cuando una mujer avanza, avanzamos todas.

2. Tus comentarios son más poderosos de lo que te imaginas.

Si bien en el punto anterior hablamos de lo importante que es apoyarnos entre mujeres, en este hacemos hincapié en que también tus comentarios negativos repercuten. Cuando las mujeres enfrentan ya muchos retos para destacar en espacios históricamente dominados por hombres, lo que menos necesitan es otra mujer criticando y desmotivándolas. Es importante recordar que, en una sociedad que constantemente nos pone las unas contra las otras, ser sororas es un acto de resistencia.

3. Esta es tu lucha, nunca des la espalda.

Participa activamente en actividades que involucren al movimiento, ya sean marchas o apoyo a alguna causa donde beneficien a las mujeres de tu comunidad. Ir a eventos o participar en congresos puede parecer poco, pero así es como se consiguen los cambios.

4. Yo te creo.

Al denunciar un acoso o abuso sexual ya tenemos a toda una sociedad machista apuntandonos con el dedo, juzgando e invalidando nuestro testimonio. Esto hace más difícil para las víctimas hablar. Cuando observes un caso como éste hazle saber a la mujer que está pasando por todo esto que tú le crees y que no está sola.

5. Invita a mujeres a tu alrededor a unirse al movimiento feminista

A muchas mujeres aún les asusta el término feminista, muchas veces por los falsos prejuicios que la sociedad ha creado. Explica siempre que se presente la ocasión que nuestro objetivo es ser libres, sin limitaciones, con las mismas oportunidades y un mundo donde no tengamos miedo por el simple hecho de ser mujeres.